Las regiones españolas apoyan el modelo de economía circular de la UE
La economía circular se ha convertido en uno de los elementos clave para cambiar el estado de las cosas y para solucionar muchos de los problemas a los que nos enfrentamos como sociedad. El uso excesivo de los recursos, los ciclos de vida cada vez más cortos de los productos o la generación de demasiados residuos pueden ser paliados aplicando los principios de la economía circular, que busca dar nuevas vidas a las cosas ya usadas y lograr así ampliar su vida útil. 

Este modelo de gestión ha ido por tanto despertando mucho interés en los últimos años y ha conseguido el apoyo de muchos jugadores del mercado, incluidas empresas y también organismos públicos. La Unión Europea tiene objetivos vinculados y ha puesto en marcha medidas que potencian la economía circular y los gobiernos de los países miembros están también haciéndolo. 

En el caso de España, el gobierno está trabajando en la elaboración de la Estrategia Española de Economía Circular, "bajo la coordinación y liderazgo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, en colaboración con el resto de ministerios implicados, las comunidades autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias", como se lee en la web del Ministerio para la Transición Ecológica. 

El pasado mes de septiembre, la entonces ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, firmaba un acuerdo para impulsar la economía circular en España con medio centenar de organismos. Entonces, buscaban reducir el uso de recursos no renovables, impulsar la vida útil de los productos, promover el consumo sostenible o mejorar la gestión de residuos, entre otros puntos.

Por tanto, los organismos públicos están empezando a trabajar ‘en serio’ para implementar los principios y los beneficios de la economía circular. Aunque la elaboración de estrategias y de principios generalizados está ahora en su momento álgido, esto no implica que hasta ahora no se haya trabajado en este terreno. Las diferentes comunidades autónomas ya han ido aprobando diferentes planes en este terreno y ya han puesto en marcha medidas para potenciar la economía circular y/o algunos de sus puntos. 

La economía circular, comunidad autónoma a comunidad autónoma 

El estado en el que se encuentran las cosas se puede descubrir leyendo el informe Situación y Evolución de la Economía Circular en España, que elaboró la Fundación Cotec en 2017 y que es, por ahora, el informe más completo sobre la situación en la que se encuentra la implantación de la economía circular en el país. 

En general, concluía el estudio, el salto a la economía circular podría tener grandes beneficios para España, como ya han ido teniendo las primeras normativas que se han aplicado vinculadas a sus principios básicos. Entre 2008 y 2013, el consumo nacional de materiales ha caído en casi un 50% y también ha caído la generación de residuos municipales. No todo han sido números positivos, sin embargo, en los últimos años. La crisis económica ha hecho que la inversión en protección del medioambiente del sector industria haya caído en un 601% entre 2005 y 2008. 

Partiendo de diferentes indicadores vinculados a la economía circular y teniendo en cuenta que la mayoría de las iniciativas están todavía en un plan incipiente y muy ligadas a la fase final del ciclo económico, el estudio señala que la situación es diversa y diferente en cada uno de los terrenos en los que se pueden aplicar los principios de la economía circular. Por comunidades autónomas, la situación es también diversa. 

Dado que no hay una pauta estatal todavía, la situación en las CCAA depende del trabajo que se haya hecho en cada una de ellas. Cataluña, País Vasco y Andalucía cuentan con normativas y estrategias que o bien están vinculadas directamente con la economía circular o bien lo están de forma transversal. Otras comunidades autónomas destacan en puntos concretos. Por ejemplo, el País Vasco tiene un plan de ecodiseño de referencia y Galicia ha sido la pionera en usar la compra pública para potenciar la innovación y la competitividad de las industrias. 

Pero, en líneas generales y como se lee en el informe, "únicamente encontramos en el País Vasco y Cataluña una estrategia propiamente dicha en materia de Economía Circular".

 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies