Las cápsulas de café y su impacto medioambiental

por | Nov 5, 2021 | Robotics | 0 Comentarios

El café es una de las bebidas más consumidas del planeta. En España 7 de cada 10 españoles utiliza cápsulas de café a diario, hecho que supone que el 70% de la población joven y adulta consuma alrededor de 40.000 toneladas de café al año.

 

Una amenaza para el medio ambiente

Las cafeteras de cápsulas han revolucionado el mundo del café y se han convertido en un electrodoméstico esencial en la cocina moderna. Son fáciles de usar, rápidas y transportan la experiencia del café al hogar de la manera más práctica. Todos conocemos de su éxito, pero de lo que no somos conscientes es del gigantesco impacto medioambiental que pueden estar provocando las pequeñas cápsulas de café de un solo uso.

En la última década ha aumentado el número de personas que cada vez cuidan más de sus hábitos para reducir su impacto medioambiental, por lo que la industria de las cápsulas de café lleva años estando en el punto de mira. Cada año se consumen más de siete mil millones de cápsulas de café en todo el mundo, cada minuto se producen 39 mil cápsulas y alrededor de su 70% acaba en vertederos.

 

¿Cómo se reciclan las cápsulas de café hoy en día?

Las cápsulas de café no deben tirarse al contenedor amarillo. Para poder hacer un reciclaje correcto debemos conocer de que material se compone nuestra cápsula ya que muchas veces dependerá de la marca que sea de plástico o de aluminio. Actualmente, algunas compañías de café han habilitado puntos de recogida en mercados, puntos limpios o tiendas de barrio para facilitar el reciclaje de sus cápsulas. Para reducir el impacto medioambiental existen muchas alternativas: volver al consumo de café molido, elegir cápsulas de café con envases compostables o, en su defecto, hechas con materiales fácilmente reciclables como el aluminio.

Ecopick como solución al reciclaje de las cápsulas

En Picvisa trabajamos con tecnologías de Visión e Inteligencia Artificial. Para el reciclaje de las cápsulas de café, pasamos por dos procesos distintos, el de clasificación y el de separación. En el primer proceso de clasificación entrenamos a nuestras máquinas a través de deep learning con imágenes de cápsulas de café para que sepan reconocerlas. Por otro lado, para que puedan distinguir el tipo de material con el que se han fabricado utilizamos infrarrojos. El segundo proceso, el de separación, es posible gracias al separador óptico, capaz de llegar a niveles de detalle muy altos a través del robot Ecopick. Un robot que nos permite separar varias cápsulas al mismo tiempo y meterlas cada una en un contenedor diferente.

En Picvisa vamos más allá de separar o reciclar materiales. Gracias a nuestras tecnologías punteras podemos facilitar que las compañías de café recuperen sus residuos y puedan reutilizar el material para producir cápsulas nuevas. De esta manera favorecemos un sistema sostenible que permita contribuir a una economía circular.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *