HOSTALETS DE PIEROLA

PICVISA SUMINISTRA 2 ÓPTICOS ECOPACK PARA LA PLANTA DE SELECCIÓN DE ENVASES LIGEROS DEL ECOPARC IV EN HOSTALETS DE PIEROLA.

La planta de Hostalets de Pierola, gestionada por CESPA, trabaja dos turnos de 8h de lunes a sábado.

Durante el año 2019, la planta de envases ligeros del ECOPARC IV, situada en Hostalets de Pierola, en Cataluña, procesó cerca de 18.000 toneladas. En este periodo, la línea de tratamiento trabajó al máximo de su capacidad, alcanzando un buen rendimiento, tanto en lo que se refiere a la recuperación como a la pureza de los materiales. Se comprobó que si la línea trabajaba por encima de esta capacidad su rendimiento bajaba sustancialmente.

Debido al incremento de las entradas previstas y para mantener los turnos de trabajo, fue necesario aumentar las toneladas por hora tratadas por la línea.

Por ello, se planteó una ampliación de la línea de tratamiento con el objetivo de aumentar su capacidad horaria, manteniendo las mismas ratios que había actualmente de recuperación y pureza de los productos.

Para este incremento de producción se solicitaron a PICVISA los siguientes requerimientos:

Por un lado, la incorporación de un nuevo separador óptico, ECOPACK 2000, con el objetivo de descongestionar el actual separador balístico, principal “cuello de botella” de la instalación.

Este nuevo equipo se instaló en la descarga de la cinta que recogía la fracción 50-200mm del trómel de selección. El equipo actualmente ya separa positivamente todo el material 3D valorizable y lo envía al siguiente separador óptico, también una ECOPACK 2000.

Para asegurar que el material recogido en el hundido de trómel 50-200mm, llegue repartido a lo ancho de la cinta de aceleración del primer óptico, se instaló un repartidor de material, específicamente un disc spreader DS-01.

Por otro lado, la incorporación de este segundo separador óptico nuevo, con el objetivo de descongestionar la actual cascada de separadores ópticos de la fracción 3D del separador balístico.

El nuevo equipo sopla ya también positivamente la fracción mayoritaria, en este caso PET (con una proporción de entre el 10% y el 20% en peso de la entrada) y lo envía, mediante diferentes cintas transportadoras, a un control de calidad manual en la cabina existente.

El material no soplado en el primer óptico se dirige al separador balístico, mientras que el material no soplado por el segundo óptico, se conduce a la línea de rodantes del mismo separador balístico.

Ambos ópticos pueden llegar a trabajar por encima de la capacidad de la planta, dejando así margen para futuras ampliaciones. Además, las dos ECOPACK 2000 alcanzan sobradamente los rendimientos solicitados por el cliente, con niveles de recuperación y pureza del 90%-95%.

Gracias a la flexibilidad de la visión multiespectral, los separadores ópticos ECOPACK pueden ser configurados para realizar cambios rápidos en la clasificación de nuevos materiales a separar que puedan surgir en flujo de entrada a tratar. Además, los equipos ECOPACK permiten clasificar y separar automáticamente varias tipologías de materiales, por composición (NIR), color (VIS) y/o forma (deep learning).