En plena crisis del COVID-19 la gestión de residuos se ha convertido en una prioridad para muchos países, pero mantener las plantas de reciclaje a pleno rendimiento supone un reto.
La recogida y el tratamiento de residuos son servicios esenciales que se deben garantizar a pesar de la crisis sanitaria, y la automatización de tareas de riesgo o de bajo valor añadido a través de la robótica inteligente es ahora más necesaria que nunca.

Una mayor automatización de la industria del reciclaje no solo asegura el funcionamiento de este servicio, también es una alternativa para minimizar el contacto de los trabajadores con los residuos. Por otro lado, la instalación de robots inteligentes ayuda a garantizar el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social que, con toda probabilidad, se mantendrán una vez superada la crisis del COVID-19.

 

La robótica inteligente mejora la seguridad laboral en las plantas de reciclaje

El coronavirus impacta directamente sobre la fuerza laboral de la industria del reciclaje, donde la seguridad de los trabajadores es vital. Potenciar aún más la automatización de las plantas de reciclaje aprovechando los avances en Inteligencia Artificial, Visión Artificial y robótica. Ello ayudará a los gestores de las plantas de residuos a minimizar aún más los riesgos a los que se enfrentan sus operarios.

Las ventajas que aporta la automatización a través de robots con Inteligencia Artificial no solo las encontramos del lado de la mejora de la seguridad de los entornos de trabajo. Sino que la automatización para el final de línea en las plantas de tratamiento de residuos permite incrementar la eficiencia en la separación de residuos y en la recuperación de materiales valorizables: el trabajo se hace sin interrupciones y con rendimiento constante.

La automatización no es una novedad en la industria del reciclaje, pero con las últimas innovaciones en Inteligencia y Visión Artificial hemos dado un paso más allá en un contexto de industria 4.0. Estas innovaciones suponen mejoras de la productividad. Además también inciden en la gestión de los recursos humanos, trasladando las tareas manuales de poco valor añadido de las manos de un operario al brazo de un robot inteligente como ECOPICK.

 

El potencial de la Inteligencia Artificial en una planta de reciclaje

Los avances en Inteligencia Artificial han revolucionado la robótica, y han traído innovadores equipos que pueden mostrar comportamientos inteligentes, llegando a reproducir algunas capacidades del pensamiento humano. Estos nuevos robots abren un abanico de oportunidades para la industria en general y, en concreto, para la gestión de residuos y el reciclaje.

Gracias a un sistema de Inteligencia Artificial, estos robots pueden seleccionar y clasificar los residuos tan bien como lo hacen las personas, más rápido y con menos margen de error. Nos encontramos, por tanto, ante máquinas entrenadas para realizar tareas que hasta hace poco hacían trabajadores. A quienes ahora se les puede liberar de estas tareas rutinarias de poco valor añadido, y destinarlos a otras más productivas y con menores riesgos. Además, el uso de robots inteligentes mejora la calidad del producto valorizable y reduce la cantidad de material inadecuado que llega al final del proceso.

Los robots inteligentes incrementan la eficiencia en la clasificación y triaje de residuos valorizables. Antes, la Inteligencia Artificial se basaba en la visión tradicional que parte de contextos deterministas: mismos objetos, misma posición, mismas condiciones de luz… Ahora, a través de un sistema de computer vision, se captura información a través de sensores que captan imágenes que se analizan a tiempo real mediante algoritmos de deep learning capaces de entender el contexto y tomar decisiones. El mismo robot, gracias al sistema de Inteligencia Artificial, es capaz de interpretar cambios en el contexto y adaptarse a ellos.

 

ECOPICK, el robot inteligente que clasifica residuo valorizable tal y como lo haría un triador manual

ECOPICK de Picvisa es un ejemplo de esta clase de robots que utilizan el potencial de la Visión y la Inteligencia Artificial. El separador tiene un brazo robótico completamente flexible que puede adaptar su sistema de agarre en función del tipo de objeto que recoge. A través de un sistema de Visión Artificial puede escanear los distintos productos (botellas PET, botellas de PEAD, tetrabrick, papel/cartón, etc.), identificarlos entre el resto de los residuos y separarlos para que puedan reciclarse y valorizarse más tarde.

La detección de materiales se realiza utilizando luz visible (VIS-RGB) y, opcionalmente, infrarrojo cercano (NIR). Además, incluye la posibilidad de una conexión remota para actualizaciones y optimizaciones del sistema, expandiendo la biblioteca de objetos que reconoce y mejorando su precisión con el tiempo.
Lo más innovador de Ecopick es que trabaja con un sistema de visión artificial que integra algoritmos de Inteligencia Artificial (deep learning), lo que le permite reconocer los objetos a separar en la cinta transportadora. El robot se entrena para detectar las formas, los colores y las texturas, y a posteriori, aprende con supervisión humana a separar los diferentes residuos, con la consiguiente mejora de la calidad del material que se recupera.

 

¿Qué beneficios aporta ECOPICK a las plantas de reciclaje?

Los beneficios que aporta Ecopick a la industria del reciclaje son evidentes, y cobran mayor sentido en crisis como la que enfrentamos a consecuencia de la pandemia causada por el COVID-19:
1.    Estabilidad de la producción. Ecopick funciona a rendimiento constante 24/7.
2.    Permite recolocar a los triadores manuales en posiciones de menor riesgo y de mayor valor añadido.
3.    Da acceso en tiempo real a estadísticas sobre material clasificado.
4.    Facilita y agiliza intervención para ajustes de línea, gracias a la visión y análisis de los datos.
5.    Dispone de un servicio online de atención al cliente, sin necesidad de visitas técnicas. El robot tiene un mantenimiento mínimo que se puede hacer a distancia.
6.    Nuestro sistema es adaptable a instalaciones existentes.

Picvisa, con 15 años de experiencia en el sector del reciclaje y pionera en aplicaciones de visión por computador, ha llegado a un acuerdo con Ferrovial para implantar este sistema robótico con Inteligencia Artificial en una de sus plantas de reciclaje.

Si quieres saber más, descárgate la ficha técnica de Ecopick en este enlace.