Nueva Ley de residuos española: nuevas directivas sobre residuos RAEE, el sector textil y el sector de demolición/construcción

por | May 20, 2021 | Blog | 0 Comentarios

Este mes de mayo será aprobado el anteproyecto de Ley de Residuos y suelos contaminados por el Consejo de Ministros, una ley que tiene como principal objetivo impulsar una economía circular, mejorar la gestión de residuos en España y combatir la contaminación.

Esta futura ley recoge los compromisos europeos sobre preparación para la reutilización y reciclaje de residuos (un 55% en el 2025, un 60% en el 2030 y un 65% en el 2035), y adelantará la obligación de instaurar la recogida de la materia orgánica en toda España.

¿El objetivo principal de la nueva ley? Acabar con el concepto de usar y tirar y velar por la reutilización.

 

Principales cambios

La iniciativa impone una limitación de los plásticos de un solo uso, restricciones a su introducción en el mercado y ciertas obligaciones de información al consumidor. A su vez, una tasa municipal de residuos será implantada para el contribuyente y se impondrán las recogidas de distintas fracciones de residuos, dirigidas a reducir su generación y promover su reciclaje, tal y como señala el paquete de economía circular de la UE. Por ello, los Ayuntamientos se verán obligados por primera vez a implantar una tasa de prestación patrimonial específica para los servicios de prestación a residuos municipales.

Otro aspecto a destacar de la nueva ley son los nuevos impuestos sobre el uso de los vertederos, uno a los envases de plástico no reutilizables- a 0,45 euros por kilogramo- y otro al depósito en vertedero, a la coincineración e incineración, que puede oscilar- según el tipo de residuo- desde 1,5 euros a los 40 euros por tonelada métrica.

A su vez, se establecerá una “red estatal integrada de instalaciones de eliminación de residuos y de instalaciones de valorización de residuos domésticos mezclados” y se fomentará su gestión en las infraestructuras más cercanas posibles al punto de generación. Estos hechos favorecerán un crecimiento exponencial de la actividad de valorización de materiales, además de un aumento notable en la reutilización de residuos.

 

Sector textil

El sector textil también se verá afectado por la aprobación del anteproyecto de Ley. Las empresas de la industria textil tendrán prohibido destruir los excedentes que no vendan, sin tasa requerida, por el momento, con motivo de potenciar alternativas más sostenibles y menos contaminantes de producción textil. Para ello, se establece una serie de objetivos cuantificables que previenen:

  1. Reducir hasta un 13% el peso de los residuos generados en 2025 respecto de los generados en 2010.
  2. Reducir hasta un 15% en 2030.

Como medidas de prevención se fomentará la reutilización de productos mediante la donación y implantación de sistemas que promuevan la reutilización de textiles.

Por tanto, el Anteproyecto de Ley pretende establecer un régimen de responsabilidad tanto para los productores como para las familias españolas que permita reducir de forma considerable la generación de residuos textiles, a través del fomento de la reutilización y la separación de los residuos por tipo de productos.

 

Residuos RAEE

En referencia a la gestión de residus RAEE, el pasado 19 de enero de 2021 se aprobó el Real Decreto para mejorar la gestión de residuos de pilas, acumuladores y de aparatos eléctricos y Electrónicos (RAEE).

Frente a la normativa sobre residuos de pilas y acumuladores, el cambio más relevante que se introdujo fue que los residuos de las pilas y acumuladores que contengan sustancias como el litio o el níquel metal hidruro, tendrán una clasificación específica como residuo peligroso. De esta forma, se garantiza que estos residuos se gestionen teniendo en cuenta esas características de peligrosidad.

Por otra parte, se establecen objetivos de recogida estatal y mecanismos que permitirán flexibilizar un sistema de recogida separada de las diferentes categorías de RAEE, hecho que permite una clasificación más sencilla y coherente con los requisitos de tratamiento específico para cada tipo.

Este Real Decreto aprobado el pasado mes de enero, constituye un paso más en el proceso de revisión integral de la normativa de residuos que completa el Proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados y otros reales decretos en distinto estado de elaboración.

 

Sector demolición/construcción

En el sector de la construcción, se establece como prioritario el uso de productos eficientes en el consumo de recursos, duraderos, recuperables, reutilizables y actualizables, siendo clave la introducción de aquellos que contienen fracciones recicladas. Para que esto sea posible, es importante que existan modelos de producción y de consumo sostenibles, consiguiendo que los residuos generados en las obras lleguen a los fabricantes para ser reintroducidos de nuevo en los sistemas de producción.

Por ello, cobra especial relevancia la intervención de los proyectistas desde la fase de concepción y diseño de las construcciones, ya que pueden lograr reducir los impactos adversos asociados a la generación y gestión de los residuos.

En lo relativo a la producción, posesión y gestión de los residuos, se desarrolla un punto fundamental que establece que deben primar las acciones de recogida separada de los residuos con el fin de potenciar su valorización o transformación final en otros productos.

Para que esto sea posible en las obras, se debe implantar la demolición selectiva y la separación de las distintas fracciones de residuos en al menos lo siguientes materiales: madera, inertes, metales, vidrio, plástico y yeso.

En definitiva, se trata de un nuevo marco normativo para el sector de la construcción que afecta a la gestión de los residuos que se generan en las obras, penalizando el uso de envases y productos de un solo uso y fomentando el uso de materiales reciclados, la separación de los distintos flujos a pie de obra y la implementación de un estricto control documental para registrar la trazabilidad completa de todos los residuos.

 

Mirando hacia el futuro

De cara a los próximos años, la normativa ampliará sus condiciones, incrementando el porcentaje de obligada recogida y separación. En 2025 se estima al menos llegar al 77% del peso de botellas de plástico vendidas y al 90% en 2029. Para conseguir los objetivos marcados, se propone la posibilidad de implantar sistemas de depósito, devolución y retorno de envases o bien fijar ciertos objetivos basados en la responsabilidad ampliada del productor.

El anteproyecto de Ley vela por una adecuada gestión de los residuos, pero también por el uso de estos residuos como recursos para generar otros productos o sustancias, con el principal objetivo de favorecer el paso de una economía lineal (producir – consumir – tirar) a una economía circular, basada en un sistema respetuoso con el medio ambiente que apueste por la prevención, reutilización, reparación y reciclaje. Un modelo que permite extender la vida útil de los productos, dotarlos de un segundo uso y recuperar los materiales valorizables en este proceso.

En PICVISA velamos por la disminución de la contaminación y trabajamos diariamente para fomentar el reciclaje como estilo de vida de toda empresa y particular. Por ello, desarrollamos y producimos equipos de selección y clasificación de materiales valorizables basados en Inteligencia y Visión Artificial. Visita nuestra página web y descubre nuestra oferta de productos y servicios basados en nuestro compromiso con la sostenibilidad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *