La pandemia obliga a redefinir la globalización: las ventajas de trabajar con proveedores locales en tiempos de incertidumbre.

por | Dic 15, 2020 | Sobre nosotros | 0 Comentarios

La pandemia del coronavirus ha impactado en las industrias de todo el mundo, no únicamente a nivel económico sino también a nivel estructural. En un tiempo récord las organizaciones han tenido que adaptarse a un nuevo entorno y dar respuesta a problemáticas de índole muy diversa: limitaciones a las importaciones y exportaciones; retraso o interrupción de los suministros necesarios para la producción; aumento de las bajas laborales e insuficiencia de mano de obra; problemas de protección y seguridad de los empleados; y cambios en la demanda de los clientes.

 

El sector del reciclaje ante el COVID-19: problemas de asistencia técnica y en la cadena de suministro

Durante los últimos meses, las plantas de residuos han seguido funcionando sin parar e incluso muchas de ellas han experimentado un incremento de su actividad, debido a que la función que prestan está directamente vinculada con algunos de los servicios considerados esenciales, como la alimentación o la salud.

Para muchas plantas de reciclaje mantener la producción no ha sido fácil, porque han tenido que solventar paso a paso situaciones críticas surgidas específicamente a raíz de la pandemia. Así, las restricciones en los movimientos de personas y mercancías han provocado que muchas empresas hayan experimentado problemas con la cadena de suministro (supply chain) o de falta de asistencia técnica, sobre todo cuando dependían de proveedores ubicados fuera de nuestro país.

Actualmente, aún existen notables limitaciones para moverse a nivel internacional. Tampoco el transporte logístico está funcionando a pleno rendimiento, y ello sigue poniendo en riesgo la entrega de materiales dentro del tiempo establecido. Ante esta situación, los proveedores locales tienen más facilidades a la hora de garantizar una fecha de entrega, ya sea de un producto o de un servicio.

Los expertos alertan de la necesidad de asegurar una buena gestión de la cadena de suministro y, por tanto, recomiendan disponer de proveedores alternativos y, preferentemente, locales, para no poner en riesgo la producción.

 

PICVISA, un proveedor local con desarrollo in-house y asistencia técnica 24/7 y en tu idioma

Hace más de 15 años que PICVISA ofrece soluciones de automatización y visión artificial para las plantas de reciclaje. En estos años nuestros productos han evolucionado mucho y ya incluimos tecnologías disruptivas como la Inteligencia Artificial en el desarrollo de todos nuestros equipos. Ecopick, nuestro robot inteligente para automatizar tareas de triaje y calidad, es un ejemplo del resultado de esta apuesta por la inversión en I+D. 

Durante la pandemia, seguimos dando respuestas rápidas y profesionales a nuestros clientes, y en ningún momento hemos tenido que parar la fabricación de equipos ni la asistencia técnica. Esto ha sido posible, por un lado, porque tenemos toda la cadena de producción y suministro ubicada en España y no dependemos de mercados externos y, por otro lado, porque desde siempre hemos apostado por el desarrollo y la producción in-house frente al outsourcing.

Subcontratar procesos abarata costes, pero también supone cierta pérdida de control sobre la producción, por lo que en PICVISA nunca delegamos en terceros ni el I+D ni la producción, lo que nos permite lograr unos altos niveles de eficiencia.

Por otro lado, gracias a nuestro propio equipo de ingenieros especialistas en robótica, inteligencia y visión artificial, podemos controlar todo el proceso productivo con las máximas garantías: desde el diseño de los equipos hasta su puesta en marcha en las instalaciones de los clientes.

A pesar de la crisis sanitaria, desde nuestra planta de pruebas, ubicada en Calaf (Barcelona), ofrecemos a nuestros clientes la opción de probar a distancia nuestras máquinas, facilitando y agilizando así su decisión de compra. En lugar de desplazarse hasta nuestro test center, como era habitual, los clientes han podido valorar la efectividad de nuestros equipos en el triaje y control de calidad de sus productos, porque han podido seguir mediante grabaciones en vídeo el proceso en todo momento.

Nuestros equipos técnicos de atención on-line han funcionado durante las 24 horas y la asistencia técnica se ha mantenido, priorizando siempre que ha sido posible la reparación de los equipos a distancia, y su revisión vía remota. Igualmente, en plena pandemia y en aquellos casos imprescindibles, nuestros técnicos se desplazaron hasta las instalaciones de los clientes, tomando siempre todas las precauciones a nivel sanitario. Otro aspecto clave que agiliza la resolución de problemas es que nuestro equipo técnico asiste en español, algo que solo es posible cuando las relaciones comerciales se realizan entre empresas de ámbito local, y no internacional.

A partir de la experiencia que hemos vivido con muchas empresas a lo largo de este año 2020, todo apunta a que la tendencia de potenciar vínculos más estrechos entre empresas nacionales como alternativa para cubrir determinadas necesidades, ha venido para quedarse. De hecho, algunos análisis apuntan la vuelta a un cierto patriotismo industrial forzado por los problemas de desabastecimiento que han vivido algunas industrias. Esto se traducirá en un refuerzo de la investigación, de la producción propia y de la redefinición de la cadena de suministro en clave local.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *