El 50,2 % de la producción de papel y cartón a nivel mundial se fabricó con fibra recuperada en 2018. Así lo refleja el informe sobre el análisis estadístico realizado por la División de Papel del Bureau of International Recycling (BIR), la oficina de reciclaje internacional, publicado este 2020.

Con el objetivo de identificar las principales tendencias en materia de fibras recuperadas, el BIR contó con el apoyo de la Confederación Europea de Industrias de Reciclaje (EuRIC) para reunir y asimilar datos de varias fuentes autorizadas, como RISI (una de las principales fuentes de información sobre el sector papelero y forestal) y la Confederación Europea de Industrias Papeleras (CEPI).

En el blog de PICVISA, recogemos algunas de las conclusiones más destacadas.

 

Asia, mayor productor mundial de fibra recuperada

Según refleja el informe del BIR, en 2018 se produjeron más de 250 millones de toneladas de fibra recuperada en todo el mundo. De éstas, el 43% se concentraron en Asia. Europa representó cerca del 27%, mientras que Norte-América, el 21%.

Mismo “líder” en cuanto a producción mundial de papel y cartón, la cual ascendió a los casi 420 millones de toneladas. Asia produjo un 46% de este total, destinado, principalmente, a envases (un 63%). No es de extrañar, pues, que el estudio refleje que, a nivel de países, China fuera el principal productor y consumidor de papel y cartón (aunque en 2018 se reflejó una caída interanual del 5 y el 3,1% en esas cifras, respectivamente).

Y, aunque el cambio de las normas de importación tuvo un claro impacto como bien transmite la bajada interanual del 38% en las importaciones del país chino, Asia fue la principal salida de exportación de los excedentes de fibra recuperada de Europa y Estados Unidos.

 

Más datos sobre el reciclaje de papel y cartón

Entre las cifras que reflejan los resultados por países, en un punto destaca España, que fue el país europeo con la mayor tasa de incorporación de fibras recuperada de casi el 80% (79,5%), por delante de Alemania (75,8%) y Francia (72,6%).

El análisis del BIR aporta datos reveladores que van más allá de propio papel de determinados países o zonas geográficas, como el hecho de que más de la mitad de todo el papel y cartón producido a nivel mundial tuviera un contenido reciclado.

En números, esta afirmación se traduce en que, de los 420 millones de toneladas de papel y cartón producidos a nivel mundial en 2018, unos 211 millones de toneladas se produjeron utilizando fibras recuperadas (con lo que, 209 millones de toneladas se fabricaron sólo a partir de fibras vírgenes). Y, de los 211, alrededor del 86% fueron materiales de embalaje, mientras que el papel de periódico representó alrededor del 5%, la impresión/escritura el 4% y el tisú también el 4%.

En las conclusiones del documento, el BIR apunta que todas las cifras recogidas “ilustran la importancia de la fibra recuperada en la producción de papel y cartón en todo el mundo, particularmente en el creciente segmento de envases”. A pesar del positivismo que transmiten, asegura que hay “margen para aumentos significativos en el uso de fibras recuperadas, incluso en el segmento de impresión y escritura y en algunas regiones emergentes del mundo, especialmente si se tienen en cuenta las fuertes proyecciones de crecimiento de la población y la clase media para muchos países en desarrollo”.

De hecho, refuerza su argumento aportando que “el aumento del consumo de fibra recuperada traería un enorme beneficio medioambiental, ya que la investigación científica aceptada sugiere que el reciclaje de una tonelada de papel ahorra más de 4000 kWh de energía, así como grandes cantidades de agua”.

Descubre más noticias sobre el sector y la industria del reciclaje en el blog de PICVISA.