La clasificación por visión artificial, clave para facilitar el reciclaje textil

por | Mar 16, 2021 | Inteligencia Artificial, Visión artificial | 0 Comentarios

De media, cada ciudadano europeo consume unos 26 kilos de textiles al año. Esta cifra se traduce en la generación de más de 16 millones de toneladas anuales en la Unión Europea (UE) y, consecuentemente, en un fuerte impacto ambiental debido a los recursos empleados para la creación de una sola prenda.

La gravedad de la situación se magnifica cuando se conoce que el 73% de los materiales utilizados para la ropa se envían al vertedero o se incineran y que menos del 1% de las fibras acaban reciclándose.

 

La dificultad del reciclaje textil

Más allá de que la divulgación y educación sobre el reciclaje a nivel gubernamental se haya centrado principalmente en la separación de los residuos orgánicos y de materiales plásticos, vidrio, cartón y papel; lo cierto es que el reciclaje textil alberga una gran dificultad de entrada.

Se trata de un elemento compuesto por distintos materiales y confecciones, lo que otorga una gran complejidad técnica al proceso. De hecho, ello se asocia la explicación de ese exiguo 1% de fibras que consiguen tener una segunda oportunidad mencionado anteriormente. La mayoría de los elementos que componen una prenda deben reciclarse por separado, algo que acaba conduciendo a consumidores e industrias al desecho directo.


Sin embargo, lo cierto es que la falta de un esquema de recogida establecido no ayuda en avanzar en el cambio de dichos porcentajes. Todo lo contrario. De la misma manera que se ha conseguido fijar un proceso de recogida y selección para otros materiales que, no muchos años atrás, se encontraban con una problemática casi idéntica, se necesita el mismo nivel de acción y de esfuerzos para empezar a girar la tendencia del reciclaje de fibras textiles. 

 

La recogida selectiva del textil, obligatoria en 2025

Sería realmente preocupante que, ya entrados en la segunda década del siglo XXI, nos mantuviéramos en la inacción. Pero, aunque la tarea es ardua, se han dado y se están dando pasos que invitan a confiar en un cambio.

En mayo de 2018, la UE aprobó la normativa comunitaria con la que fijó los objetivos obligatorios de reciclaje de residuos urbanos, con el horizonte de alcanzar el 65% en 2035. Una normativa en la que los textiles no quedaron al margen, pues, para su total cumplimiento, la recogida de estos residuos será obligatoria a partir de 2025.

En la actualidad, los residuos textiles post-consumo acaban, mayoritariamente, en contenedores de recogida específicos – donde el proceso de selección y clasificación de los tejidos es manual – o en la entrada de las plantas de Residuos Sólidos Urbanos (RSU), donde representa alrededor del 10% del total y acaba en el vertedero. En cuanto a los residuos textiles postindustriales, suelen acabar en líneas de clasificación manual, trituración y posterior procesamiento.

La normativa europea, ya vigente, debería cambiar el recorrido de todos ellos y mejorar todos los porcentajes. Y, para que pueda lograrse dentro de los tempos establecidos, debe asegurarse una clasificación adecuada.



PICVISA, experto en clasificación y separación de residuos


El reciclaje textil es posible si las telas son separadas – y agrupadas – según su composición: algodón, seda, lana o sintéticas. Así pues, como ocurre con otros materiales (la heterogeneidad de las telas es parecida a la de los plásticos), realizar una correcta clasificación es clave.

En este punto de partida, el separador óptico ECOPACK y la solución robotizada ECOPICK de PICVISA se erigen como aliados. Los equipos permiten clasificar y separar automáticamente varias tipologías de materiales, por composición, color y/o forma.

A través de la tecnología NIR (Near Infrared) y la inteligencia artificial de nueva generación (Deep Learning y Visión Artificial), ECOPACK es capaz de separar por ejemplo algodón, poliéster, viscosa, lana, poliamida, polietileno, polipropileno, elastómeros, acrílicos entre otros materiales.

Su versatilidad, flexibilidad y eficiencia maximizan el rendimiento y resultados del proceso. Algo que la gestión de los residuos textiles necesita para acercarse lo máximo posible a los objetivos de un futuro muy cercano.

En PICVISA llevamos más de 18 años diseñando, desarrollando y produciendo equipos de selección y clasificación para materiales valorizables. Un camino que seguimos realizando firmes a nuestro compromiso con la tecnología, la sostenibilidad y la orientación al cliente.

Sigue navegando por el nuestro blog y descubre otras noticias y avances de la compañía.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *