+34 93 868 08 45 info@picvisa.com

Visión hiperespectral para la clasificación del textil para reciclar

por | Jul 1, 2022 | Reciclaje textil | 0 Comentarios

2025 es el año clave. Para entonces, todos los países de la Unión Europea deberán reciclar el 100% de sus residuos textiles, más de 16 millones de toneladas anuales, tal y como establecen las directivas europeas sobre reciclaje de tejidos y gestión de residuos adoptadas en 2018. Para hacer realidad este reto, la tecnología toma un papel protagonista la clasificación automatizada de residuos textiles. Una tecnología basada en la llamada visión hiperespectral, que permite una mayor recuperación de valor a través de una separación automatizada de materiales.

CLASIFICACIÓN AUTOMATIZADA DE RESIDUOS TEXTILES

Pero, ¿qué es exactamente la visión hiperespectral? Esta solución combina dos tecnologías diferentes. Por un lado, la visión artificial, que capta imágenes del mundo real, las procesa y analiza. Y, por otro lado, la espectroscopia infrarroja (NIR), que permite identificar la composición de los productos textiles, ya que cada tejido posee características espectrales que se pueden utilizar para su clasificación. Los tejidos textiles se basan en tres tipologías de fibras (naturales, artificiales y sintéticas), con estructuras químicas y moleculares diferenciadas y que reaccionan de forma diferente ante las ondas electromagnéticas.

Esta tecnología, basada en la clasificación de las fibras por composición y color gracias al uso de la espectroscopia de infrarrojo (NIR), ya se usa ampliamente en la clasificación automatizada en otros segmentos, como el reciclaje de PET. En este sentido, una clave para el éxito de la tecnología de clasificación automatizada será el tratamiento de grandes volúmenes de residuos textiles. Algo que PICVISA ya se está poniendo en práctica, en este caso, con una instalación para Coleo Recycling (A Coruña, Galicia).

 

INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y VISIÓN ARTIFICIAL

En esta línea en pos de la automatización de la clasificación y separación de residuos textiles, PICVISA desarrolla soluciones tecnológicas basadas en la inteligencia artificial y en la visión artificial, como el separador óptico ECOSORT Textil que, sumando tecnología NIR y tecnología de soplado lateral, permite clasificar y separar automáticamente varias tipologías de residuos textiles, por composición (algodón, poliéster, viscosa y otras fibras), color o forma.

Por otro lado, PICVISA también ha desarrollado, para la empresa de reciclaje textil Coleo Recycling, un software que detecta prendas por su composición química y color y un sistema de separación automática en contenedores específicos que permite clasificar hasta 24 combinaciones diferentes de materiales textiles y colores al mismo tiempo. Gracias a la solución tecnológica implementada por PICVISA, Coleo Recycling clasifica y trazabiliza anualmente unas 5.000 toneladas de residuos textiles.

El gran desafío del reciclaje textil sigue siendo, sin embargo, la coexistencia de diferentes tipos de fibra en un mismo tejido. Esta coexistencia hace más complicado el reciclado textil postconsumo, con toneladas de ropa de diferentes fibras mezcladas, que el reciclaje preconsumo, cuando es más fácil conocer la composición exacta de un tejido y reciclarlo. La solución pasa por la regulación de la fabricación de prendas a través del ecodiseño para limitar la casuística, y por el desarrollo de procesos, como la fabricación de nuevas fibras a partir de residuos reciclados, que hagan de la industria textil una economía realmente circular.

 

MÁS RECICLAJE, MÁS SOSTENIBILIDAD

No hay ninguna duda de que el reciclaje de los residuos textiles es un elemento clave para reducir la enorme huella de carbono de las industrias que generan este tipo de residuo. La reducción del impacto ambiental asociada con el uso de fibras recicladas es impresionante. En algunos proyectos, el ahorro de energía de la fibra reciclada frente a la virgen puede ser del 53%, mientras que el ahorro de agua puede ascender al 99% y el ahorro de productos químicos al 88%. Unos porcentajes importantes si se tiene en cuenta, por ejemplo, que la fabricación de un kilo de fibra de poliéster consume 108 kW/h y 21 litros de agua, y emite 3,3 kilos de dióxido de carbono.

Para generar estos porcentajes de eficiencia energética es necesario, sin embargo, mejorar el proceso de reciclaje de residuos textiles, con nuevos sistemas de recogida selectiva, y, especialmente, con la mejora de los procesos de selección y clasificación de estos residuos. La innovación tecnológica se hace, por lo tanto, del todo imprescindible a la hora de optimizar estos procesos de reciclaje de los residuos textiles. En este sentido, el reciclaje textil se perfila, sin duda alguna, como el primer y fundamental paso para conseguir que la segunda industria más contaminante del planeta empiece su transición hacia la sostenibilidad. Y aquí es donde entra en juego la visión hiperespectral.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificado por MonsterInsights